La partida de las cigüeñas

Las cigüeñas están en fila india, listos para el vuelo migratorio desde la gran torre del pueblo.

−¡Al cielo! ¡Al cielo! ¡Bravooo! −cantan alegremente.

la-partida-de-las-cigu%cc%88en%cc%83asEl cigoñino de alas negras no parece tener prisa. Está muy cómodo descansando sobre una pata.

−Quiero quedarme aquí a vivir –chilla éste.

−Venga, al cielo –le dice su mamá.

−Me gusta esta torre −protesta−. Además, hoy estoy muy cansado.

−Nos tenemos que ir. ¡Venga, vamos! –repite su mamá con paciencia.

−¡No quiero! –se niega el cigoñino de alas negras.

¡Ding-dong!, ¡ding-dong!, ¡ding-dong! Retumban las nuevas campanas de la torre.

Rápidamente, el cigoñino aletea con todas sus fuerzas y alza el vuelo. Mientras, en el cielo, todos  las cigüeñas se ríen ¡porque la cigüeñita de alas negras había creído que la torre se derrumbaba!

© 2017 Verónica Serrano Puertas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *