Anécdota de “Sisi”

En una tarde de junio en la que ya finalizábamos el colegio y estábamos todos muy aburridos sentados en las mesas del parque chino sin saber que hacer, uno de nosotros dijo de ir a dar un paseo, y nos fuimos por las piscinas hasta llegar a la charca que allí estuvimos armando y buscando lagartijas y bichos.

Entonces vimos un palé y se nos ocurrió hacer una barca para cruzar la charca, estuvimos durante un rato construyéndola para que quedara medianamente estable y buscando que nos hiciera de remos, al final lo conseguimos, las primeras personas en llegar que lo probaron no se cayeron hasta llegar a la orilla que acabaron llenos de barro casi hasta la altura de las rodillas.

Las siguientes se quedaron atacados en el medio de la charca, nuestro intento de barca no se movía, ni con remos, ni sin ellos y de tanto balancearse para los lados acabaron por darse el primer baño del verano entre barro y verde.

Lidia Esteban Herrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *