Los cantalpineses recuerdan a los que ya no están en el día de todos Los Santos

Ha sido un jueves desapacible, pero ni las precipitaciones ni el frío vaciaron el camposanto en un nuevo 1 de noviembre dedicado al recuerdo de los que ya no están. 

Siguiendo la tradición católica que desde el siglo XI consagra el día de Todos Los Santos, los cantalpineses  aprovecharon el día de ayer para acercarse a las sepulturas de sus seres queridos y, con mimo, limpiar las tumbas y adecentar los nichos. Crisantemos, gladiolos, rosas o claveles lucen desde ayer con frescor renovado nuestro cementerio, cambiado de color, tras el paso de múltiples cantalpineses que no quisieron dejar pasar el primer día de noviembre sin detenerse unos minutos ante las tumbas de los que se han ido.

El día de Todos los Santos es una jornada de encuentro a la figura de los difuntos, tanto para los que visitan a sus muertos con asiduidad, como para los que viven su día a día distanciados del cementerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *