Los quintos y boteros dan “vidilla” a Cantalpino

Como marca la tradición este año los cantalpineses también hemos celebrado los quintos. En esta ocasión les ha tocado a los nacidos en el año 1999, los últimos de los 90. Como cada año han llenado de alegría el pueblo y nuevamente nos han puesto a todos los pelos de punta en las presentaciones de la discoteca Poupées. Y es que muchos no entienden el sentimiento que tenemos los cantalpineses hacia esta fiesta, pero nos pasamos desde niños esperando nuestro momento y viendo como quinta a quinta van pasando y nos vamos acercando cada vez más a nuestro día, el día que podemos hacer por fin nuestros quintos y podemos disfrutar de esos momentos que para todos son inolvidables, llenos de bonitos momentos de emociones junto a familiares y amigos. Pero no todo acaba cuando un cantalpinés vive sus quintos, por que los sucesivos son también especiales, recordando, a la vez que otros son los protagonistas, que ellos una vez estuvieron ahí viviendo ese momento. Los quintos de Cantalpino ponen los pelos de punta a todos, ya que los hemos convertido en una tradición muy especial. En esos días todos y cada uno de nosotros llevamos colgado un trocito de cada uno de nuestros familiares y amigos en forma de cinta, algo que para muchos parecerá insignificante, pero para los cantalpineses llevar durante tres días todas esas cintas es muy especial y lo valoramos mucho.

En esta ocasión Joaquín, Alberto Pro, Alberto Martín, Javi, Yoli, Carlitos, Pablo, Marta, Beni y Carlos comenzaron el viernes repartiendo chocolate por todo el pueblo, además de pasar por la residencia, la casa asistida y el colegio. Posteriormente se fueron al monte a por la leña que han usado en los días siguientes para calentarse en la casa de los quintos. Al final de la tarde pasaron por el parque de Cantalpino para recoger las cintas que les entregarían sus amigos y familiares, para posteriormente ir a colgárselas con mucha ilusión. Ya por la noche, hacían, como cada año la peculiar entrada que caracteriza a los quintos de los cantalpineses con su posterior emotiva presentación. Finalmente la fiesta siguió hasta altas horas.

El sábado comenzaron acompañados de sus gallos y los burros con los que se pasearían durante todo el día por el pueblo, posteriormente, después de una comida con amigos y familiares, sobre las 17:00 horas de la tarde, todos los quintos correrían las cintas acompañados por la música de la charanga local “Los Tocacharros”. En compañía de estos siguieron la tarde de bar en bar bailando sin parar. La fiesta siguió con una cena en compañía de amigos y familares. Nuevamente, en la discoteca Poupées, todos los cantalpineses disfrutamos de una nueva presentación y de la posterior fiesta que duró hasta altas horas de la madrugada.

El domingo, lo quintos fueron a misa a que San Blas bendijera sus cintas y sacarle en procesión por las calles del pueblo. En este día también comenzaba su fiesta la quinta del 2000, que les correspondía ser los boteros. Esta quinta está formada por: Verónica, Paula, Daniel, Carlos, Jorge, Sara, Miguel, Álvaro y David, los cuales recorrieron los bares cantalpineses acompañados por la charanga local “Los Tocacharros”. Ya por la noche los quintos fueron pronto a la discoteca a esperar a los boteros, para darles la bota y pasarles el testigo a los que, el año que viene, serán los quintos del 2019.

Y tras la fiesta hasta altas horas de la madrugada en la discoteca, por la mañana repartieron chocolate y caramelos pasando por la guardería, residencia, casa asistida y llegando al colegio llevaron la ilusión de esta tradición a los más pequeños, pero la fiesta no terminaba aquí, algunos de los boteros se dejaron ver tomando el vermú y compartiendo baile con las aguedas.

Y una vez pasados estos días, esto se convierte en fin para unos y principio para otros, esperemos que hayáis disfrutado mucho de estos días y que os hayan dejado muy bonitos recuerdos.

¡VIVA LOS QUINTOS! Y ¡VIVA LOS BOTEROS!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *