Nuevo éxito en las alboradas cantalpinesas

Como ya es tradición en las fiestas cantalpinesas las alboradas son uno de los puntos fuertes en los que todos los cantalpineses recorren el pueblo acompañados de la charanga, claro esta, “Los Tocacharros”. Es tal la tradición que se mantiene en Cantalpino que desde los más pequeños a los más mayores ponen su despertador para no perderse ni un minuto del recorrido y de la fiesta.

Un recorrido que hace que todos lo vecinos salgan a sus puertas a ver la fiesta que se monta y, algunos de ellos, incluso sacan sus mejores manjares para ofrecérselos a todos los cantalpineses y visitantes que recorren las calles del pueblo. Ningún cantalpinés conoce una alborada sin el maravilloso aguardiente de Lauriano, ese que sólo unos pocos se atreven a probar.

Tampoco se puede olvidar esa tradición de meter a la gente en las fuentes o mojarse con cubos y mangueras, hay que tener mil ojos no vaya a llegar alguno que te de un refresquito, aunque a veces a esas horas y tras la larga noche de fiesta no viene nada mal.

El momento que culmina las alboradas cantalpinesas es ese en el que todos los cantalpineses en el parque bailan el “perdona a tu pueblo” momento único que todos vivimos que especial cariño y que nunca nos queremos perder, ya que con él es con el que de verdad todos disfrutamos.

Finalmente todas las alboradas terminan donde empezaron, en la plaza de Cantalpino, frente al ayuntamiento.

Videos cedidos por Jordi Palacios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *