Un lunes de aguas diferente

El Lunes de Aguas hizo honor a su apellido y la lluvia no faltó durante toda la jornada.

Los montes del Camino Villafuerte y del Camino Peñaranda se quedaron vacíos ya que la lluvia impidió que los cantalpineses comieran el hornazo al aire libre; pero lo que el mal tiempo no evitó fue que los vecinos de Cantalpino celebraran el lunes de aguas en naves, peñas, incluso en sus propias casas. Cualquier sitio es bueno para disfrutar de un día de confraternidad alrededor de la mesa.

Como el tiempo no acompañaba para paseos, partidos de fútbol y actividades al aire libre, la jornada trascurrió al calor de la chimenea, estufa o de la lumbre en la que se harían las paellas y parrilladas que acompañan a la merienda tradicional de este señalado día. Partidas de cartas, bingo,… y una buena tertulia han sido el entretenimiento en tan lluvioso día.

Muchísimas gracias a todos los que nos habéis enviado vuestras fotos y esperamos que lo hayáis pasado bien.

 

Summary
Un lunes de aguas diferente
Article Name
Un lunes de aguas diferente
Description
El mal tiempo no evitó que los cantalpineses celebraran el lunes de aguas, la única diferencia fue que, en lugar de ir al monte, los lugares elegidos fueran naves, peñas, incluso las propias casas de los vecinos.
Author
Publisher Name
Dos Columnas
Publisher Logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *